COLECCIÓN CÁPSULA III

Qué ganas tenía de que llegara el momento de lanzar mi tercera colección cápsula. En esta ocasión su protagonista es un conocido de la web: el pichi.

Después de recibir tantos buenos comentarios sobre el pichi negro cuando lo publiqué y de que varias de vosotras me preguntarais por él ― con algún encargo incluido ― decidí que tenía que hacer una pequeña colección y sacarla a la venta para todas las interesadas. Paso a explicaros.

Se trata de siete pichis confeccionados en una amplia gama de colores en tejido bielástico (un poco más gordito que el clásico crepe), en la que decidí integrar tonos básicos y neutros por un lado y tonos pastel —los verdaderos protagonistas de esta temporada― por otro. Así que habrá opción tanto para la más atrevida como para la más clásica.

Además, todos los pichis son de talla única, que se corresponde con una M, aunque al ser una prenda holgada, su patrón está industrializado para que no quede pegado y sus medidas reales quedan en 96 cm de pecho y 120 cm de cadera, y un largo total de 70cm. Como veis en las fotos, debajo admite una prenda gordita tipo jersey. Tiene una lágrima en la espalda a modo de cierre, con un botón y presilla de hilo. También tiene incorporados dos bolsillos de plastrón de 14×14 cm. Yo mido 1.64 m, para que os sirva como orientación ya que los muestro puestos en mí.

Tanto para adquirir uno como para preguntarme cualquier duda sobre las medidas, el envío o cualquier otra cuestión, podéis contactarme por mensaje privado en cualquiera de mis redes sociales, por correo electrónico o por Whatsapp (ambos los encontraréis en la pestaña “CONTACTO” aquí en mi web).

Para mostraros los diseños he querido mezclar fotos en maniquí y fotos en mí con varias combinaciones por cada pichi, para que, al igual que con las otras dos colecciones, os hicierais una idea de cómo lucen. Espero que os sirvan también de inspiración para posibles combinaciones.

Al final del post detallo los métodos de pago, envío y devolución

MODELO AZUL BEBÉ

Precio 60€ – envío gratuito

DISEÑO BLANCO

Precio 60€ – envío gratuito

DISEÑO LAVANDA

Precio 60€ – envío gratuito

DISEÑO MINT

Precio 60€ – envío gratuito

DISEÑO FUCSIA

Precio 60€ – envío gratuito

DISEÑO GRANATE

Precio 60€ – envío gratuito

DISEÑO NEGRO

Precio 60€ – envío gratuito

Como detallo en cada descripción, el envío es gratuito. Las opciones de método de pago son TRANSFERENCIA BANCARIA o BIZUM. Es posible la devolución, pero en este caso el gasto de envío corre a cuenta del comprador. Si esto se diese, una vez recibida la prenda y comprobado que está en las mismas condiciones (buen estado y con la etiqueta) procedería a abonar la cantidad mediante el mismo método que se utilizó en la compra.

Espero haberos puesto difícil la elección de modelo esta vez, ¡yo soy incapaz de elegir mi favorito!

CONJUNTO DE BEBÉ

¡Feliz 2021! Esperemos que este año nuevo nos depare mejor suerte que el pasado. Por eso, para comenzarlo, quería mostraros algo especial, y creo que, de todos los trabajos del 2020, este encaja a la perfección: un conjunto de bebé.

Ana cumplió su primer añito el pasado 7 de agosto, y una persona que la adora me encargó un conjunto para ella. En esta ocasión no tenía ninguna premisa, tenía libertad total, así que, como nunca había confeccionado nada de bebé, me puse enseguida a buscar inspiración.

Aquí me encontré el mayor inconveniente: quería hacerle un conjuntito veraniego, pero, como los bebés crecen tan rápido, tenía que dar en el clavo con la talla para que lo pudiese llevar ya.

Yo le hice la talla de 12 meses. Sé que en estas ocasiones se suele hacer una talla más, pero no quería arriesgarme a que le quedara grande y que, por tanto, no pudiera lucir su regalo durante el verano.

Me tocó entonces escoger la tela para este mini encargo. A mí me encantan cuando las bebés van vestidas de azul, pero sí es verdad que para Ana quería tirar hacia el rosa. Jamás pensé que fuera tan difícil escoger estampados para bebés, porque ¡son todos preciosos! Al final, yo me decanté por uno un poquito más clásico, sin arriesgar mucho: un popelín de fondo blanco con estrellitas en rosa en combinación con otro liso en esta misma gama cromática, y un algodón blanco.

El vestido lleva el canesú típico de ropita de bebé, que forré en bolsa con este último tejido, para que ni se vieran ni molestaran las costuras. Aunque era verano, en Asturias siempre hay que cubrirse un poco, así que le puse unos mini volantes que combinaban los dos tejidos, para que le tapasen el comienzo de los bracitos y le aportara, también, cierta gracia. Sabéis que me encanta ese toque.

Como cierre le puse unos automáticos, aunque añadí un botoncito de nácar rosa justo encima de cada uno. La braguita se la hice en el rosa liso, que no era el tono exacto de las estrellitas, pero a mí me gustaba más así.

Y así de preciosa estaba Ana con su conjuntito nuevo. Muchísimas gracias a su mami por cederme las fotos, y enhorabuena, tanto por esta muñequita como por su hermano Diego.

¿Qué os parece este encargo? ¿No me digáis que no es una monada?

SORTEO KIMONO

Ha llegado la desescalada y, con ella, el momento de realizar el sorteo el kimono. (Bases al final del post)

Cuando anuncié mi intención de realizar un sorteo todavía no teníamos idea de la que se nos venía encima. Así que el kimono lleva terminado todo este tiempo, a la espera de irse con la ganadora.

Originariamente, el vestido tradicional japonés del que proviene esta prenda se confeccionaba con tejidos rústicos. Se tuvo que esperar hasta que la influencia de la cultura china y coreana llegase a Japón para que la fibra de seda se empezase a emplear en la confección del kimono.

No obstante, los kimonos que hoy en día están al alcance de todas suelen estar confeccionados en satén. El satén no se refiere a la tela, sino a la trama con la que están tejidos sus hilos, que pueden ser tanto de algodón como de poliéster. Es dicho entramado el que aporta ese brillo que le proporciona, sin serlo, una apariencia de seda.

Este kimono está confeccionado con un satén que combina un fondo en blanco con grandes flores rosas y fucsias y un toque verde de sus ramas.

En cuanto a patrón, sigue el mismo que el primer kimono que publiqué, donde también compartí apuntes sobre la historia de esta prenda, y está completamente confeccionado con costura francesa, ideal para cuando las costuras quedan a la vista. Por eso todos los kimonos que he realizado hasta la fecha están trabajados de esta manera.

Detalle de la costura francesa y puntada de doble orillo en el bajo

Tanto las mangas, que caen a mitad del antebrazo, como todo el escote están rematados con una tira estampada, mientras que el bajo está rematado con pespunte de doble orillo.

Y, lo mejor de todo, es talla única, con un  largo de 117cm, por lo que no tenéis excusa para no participar en el sorteo. Para que tengáis una referencia, yo mido 1.65m.

No sabéis la ilusión que me hace poder llevarlo a cabo y que alguna de vosotras pueda lucir este verano una prenda mía. También admito que estoy algo nerviosa, pues es algo en lo que he puesto mucho trabajo y cariño, y me gustaría que, aquella a quien le toque, aprecie todo el proceso que hay detrás de una prenda 100% artesana.

Las BASES para participar en su SORTEO son:

Seguir mi página de Facebook – CYNTHIA SOLOMANDO

Dar me gusta y compartir la publicación del anuncio del sorteo en Facebook.

Comentar nombrando a dos personas en dicha publicación de Facebook. Puedes comentar tantas veces como quieras, siempre y cuando nombres a personas distintas cada vez.

El sorteo estará activo hasta el domingo 31 de mayo a las 23:59h.

Nombraré a la ganadora la primera semana de junio en mi página de Facebook.

¡Mucha suerte a todas!

KIMONO JAPONÉS

Hoy os muestro una prenda nunca vista (hasta ahora) en mi blog: un kimono.

El kimono es una prenda exterior que tiene su origen en el homónimo atuendo japonés.

Como pequeña nota de historia de la moda os cuento que, a principios del siglo XX, fueron los diseñadores franceses Madeleine Vionnet, precursora del corte al bies, y Paul Poiret, quienes comenzaron a fijarse en esta prenda nipona y a emplear algunos de sus elementos en sus colecciones. Este último ya se inspiraba en el orientalismo para sus diseños.

Así que como imaginaréis, la historia del kimono es tan amplia como variedades tiene. En la moda actual podría hacer las veces de nuestro guardapolvo en un tono formal o del cárdigan en uno informal.

Aquí os muestro una de mis versiones.

A la hora de confeccionar, hay veces que primero pienso en el diseño y luego busco el tejido, y otras que, por el contrario, me viene la inspiración cuando tengo la tela en mi mano.

Este fue el caso del diseño de hoy, ya que, al ver este satén de grandes cuadros y flores, y esta combinación de colores, el japonismo inundó mi cabeza: tenía que hacer un kimono.

No era la primera vez que confeccionaba uno, pero sí que lo hacía largo. Era un pecado no aprovechar todo el diseño del tejido y hacerlo cortito.

Industrialicé el patrón para obtener el cuerpo y la manga, y guiándome por el estampado del tejido, los coloqué en él para cortar de manera que pudiera aprovecharlo al máximo.

Como también podéis apreciar, jugué con los colores para obtener una manga negra y otra cruda, y las rematé con dos tiras de tejido que cogían el juego de rayas verdes, presentes también en el bajo ―rematado a su vez con una puntada de doble orillo― y en la tira que bordea el escote del cuello.

Por dentro está trabajado completamente en costura francesa, para que ningún cosido sea visible si le damos la vuelta, que, para ocasiones como ésta, a mi parecer, le restaría belleza.

Detalle de la costura francesa
Aquí se aprecia cómo cuadran las distintas franjas de colores en la costura lateral

Al final, como me sobró un cuadradito de tela, confeccioné un pañuelo.

Para mostraros el conjunto, opté por un vaquero y una camiseta, ambos básicos, para lograr así una combinación que le da el protagonismo del kimono, combinación que me encanta hacer.

Sin duda este es uno de los outfits que más me definen: conjunto básico, tanto en diseño como en color, que adquiere personalidad con la potencia estética del kimono.

Y a vosotros, ¿os gusta?

VESTIDO ROSA FUCSIA

Hoy, 30 de enero, estoy de celebración: ¡¡¡es mi cumpleaños!!!

Así que, para festejarlo, os traigo el vestido más alegre y colorido que he elaborado hasta la fecha. Y lo hago combinándolo de dos maneras distintas, para que veáis su versatilidad.

Por lo general, el rosa no es un color que me guste especialmente para vestir. Suelo inclinarme por ropa en tonos neutros y básicos, a la que añadir luego un toque de color con algún complemento o con el maquillaje.

Por el contrario, cuando se trata de tela, me pierden los colores intensos y los estampados florales. No resulta extraño, por tanto, que, al ver este fucsia tan vivo en la tienda, el “me la llevo” fuera inmediato.

Aunque el color ya era de por sí bastante llamativo, tenía claro que en esta ocasión el diseño no podía quedarse en algo sencillo, sino que la forma debía de corresponder con la viveza del rosa para logar algo, si cabe, aun más vistoso.

Sin embargo, buscaba al mismo tiempo un vestido ponible. Lo que se me ocurrió entonces fue versionar el de cuadros tartán que os enseñé hace un par de meses y al que con tanta frecuencia recurro.

Como podéis observar, el patrón es básicamente el mismo: pinza de pecho anulada y trasladada al talle, donde se abre para darle profundidad de vestido.

La originalidad radica en el toque preppy, que se logra con el fruncido en la copa de la manga. Si bien al principio esta iba ser cortita, decidí finalmente alargarla con la intención de poder llevarlo más allá del verano.

De esta estética preppy, participa también el bajo, donde lleva el clásico volante fruncido en forma de faldita, así como el largo, pues es bastante cortito.

¿Qué os parece el diseño de hoy? ¿Os gusta esta versión primaveral del vestido tartán? Entre los dos, ¿con cuál os quedaríais? ¡Yo creo que con este!

¡Os espero el próximo jueves!

EXPOSICIÓN

¡Primera entrada real!

Hoy quiero enseñaros un vestido que hice para la exposición que se hizo el año pasado en la Casa de la Cultura de Mieres, en la que participé junto con más compañeras de Dácala Escuela.
Todos los años la Unión de Comerciantes del Caudal organiza este evento, y yo tuve la oportunidad de participar varios años, llegando a desfilar mi diseño uno de ellos.

En otras ocasiones había expuesto modelos que había confeccionado para mí, pero esta vez me apeteció cambiar de idea. Quise inspirarme en la música, pensar que ese diseño lo iba a llevar una diva en uno de sus espectáculos, o imaginarme a una cantante con él encima del escenario…. ¡Y aquí está!

En mi cabeza me lo imaginaba cortito y en un color fucsia potente, así que fui en la búsqueda de dos tejidos: un crepe para el cuerpo y una organza para los volúmenes.
Este es el boceto que hice de forma rápida para plasmar la idea, y consultar con mi profe si me daba el visto bueno para ponerme manos a la obra.
Hice una pequeña modificación, porque finalmente en la espalda no le puse el tul, la dejé descubierta completamente, y me gustó más el resultado así.
Con los costadillos quise simular las curvas del cuerpo de la mujer, llevar una de esas curvas a morir en el lado contrario del cuerpo, y así crear una espalda asimétrica.
La organza fruncida va en los cortes de los costadillos, volviendo a juntarse ambas en el lado derecho del cuerpo. Creo que de esta manera la espalda le da un toque bastante femenino al vestido.
Aunque no es uno de mis mejores trabajos, porque me pilló el toro y solamente tuve un día y una noche para confeccionarlo (menos mal que había hecho los patrones la semana anterior), estoy muy orgullosa de haberlo sacado adelante con tan poco tiempo.
Cabe decir que las fotos no hacen justicia a lo vistoso que es en persona…
Bueno, qué me decís, ¿os imagináis a alguna diva del pop con mi diseño?, ¿Kylie Minogue en una alfombra roja?, ¿Paulina Rubio en concierto?,  ¡¡Por soñar que no quede!!

¡Espero vuestras opiniones! 🙂
¡¡GRACIAS!!