INVITADA VII

¡Hoy es mi turno! ¡Por fin tengo un evento al que acudir y hacerme mi propio diseño!

En este caso mi invitación fue a una comunión en Oviedo, y no sabéis lo que disfruté el proceso, tanto de llegar a la idea del conjunto como de pensar en colores y tejidos. Parecerá una tontería, pero aunque me apasiona trabajar en mis invitadas, hacerlo en el diseño que iba a lucir yo me encantó.

Tenía muy claro que quería innovar y llevar algo distinto a lo que suelo confeccionar. Al fin y al cabo no sé cuando volveré a tener la oportunidad de volver a vestirme para ir a una celebración así. Me rondaban la cabeza varias ideas: estilo 70’s, chaleco -prenda que no puede estar más de moda-, y un color potente.

Las dos primeras se complementan a la perfección, pero al ser mayo y en Asturias tenía que asegurarme ir preparada para que lloviera y estuviera frío, así que enseguida visualicé mi conjunto con una blusa llena de frunces y volumen. ¿Y qué hay mas setentero que unos pantalones campana? ¡Nada!

En cuanto al color, me apetecía mucho un verde lima u oliva, pero no tenía ninguna expectativa de encontrarla en las tiendas de tela en las que compro mis tejidos. Por mucho que un color se ponga de moda, a veces es muy difícil encontrarlo, pero tuve suerte y ahí estaba esperándome nada más entrar. No pude ser más feliz en este momento. Mi segunda opción era un lavanda, que me hubiera encantado igualmente.

Así que aquí está el resultado. Voy prenda a prenda:

Para el pantalón partí del patrón base que industrialicé para sacarle el ancho característico de la campana en el bajo y asegurarme de que la rodilla estuviera bien estrechita -odio cuando esta zona queda floja y con arrugas en pantalones que son pegados-. También le hice la tapeta para añadirle una cremallera delantera y dos botoncitos en la cinturilla. En esta ocasión no le hice bolsillos.

Con el chaleco utilicé el patrón base de cuerpo, trasladé las pinzas para conseguir un costadillo que fuera a la sisa y le hice la formita característica en en el bajo aunque muy disimulada. La verdad que me apetece volver a repetir con esta prenda y hacerme otra para lucirla este verano. En la espalda le añadí las dos tiras que salen de los costados y que se utilizan para ajustarlo, aunque en mi caso era totalmente de adorno. Para cerrar el chaleco le hice ojales y añadí unos botoncitos en el mismo verde.

En el caso de la blusa llevé la pinza de pecho al cuello y dejé sin hacer la de talle para que hiciera ese efecto ablusado una vez la introdujera en el pantalón. Añadí una tira al cuello que cerraba en la espalda en un lazo. La manga es estilo farol -que lleva volumen tanto en la copa como en la bocamanga-. Añadí un puño ancho, que no hace justicia al resultado tan bonito porque en las fotos no me di cuenta que lo tenía algo retorcido hacia un lado.

Y aunque os cuento que esta es mi elección para evento, os enseño también otra forma de lucirlo más informal: solo chaleco y pantalón, con cambio de complementos. En esta ocasión escogí mi bolsito de lentejuelas, que me encanta, y pendientes y anillo personalizado de la marca asturiana Daughter of Style.

¿Cuál de las dos os gusta más?

SKORT MILAN

Hoy traigo una novedad a mi web, y es que os enseño la primera prenda que he confeccionado con un patrón que no es mío. Os cuento.

Conocí a Sandra hace ya bastantes meses -de manera virtual-, porque, junto con otras 5 colegas, nos lanzamos de cabeza a formar parte de la organización de CostuMET Gala, que si no recordáis lo que es, o ni siquiera lo sabéis, os dejo aquí el enlace al post donde os contaba un poco acerca de ello.

Ella tiene una maravillosa web donde vende tejidos, patrones, diseños confeccionados por ella y también sube tutoriales a Youtube con truquitos o el paso a paso de algunas de sus prendas. Su web es COSIENDO PUNTADAS, si hacéis click en el nombre os lleva directamente.

Pues a finales de año publicó en su Instagram una faldita con shorts incorporados debajo -el nombre skort viene de la mezcla de sus nombres en inglés: skirt+short-, y a mí me encantó: el skort Milan. Así que compré el patrón para hacerme el mío.

Para ello me hice una tela antelina en color teja. Creo que nunca he utilizado este tejido, así que cuando lo vi en la tienda me animé, así también tendría ese toque distinto a o que suelo confeccionar.

Los patrones vienen en varias tallas escaladas y con indicaciones para su montaje. Es superfácil de conseguir, y además te ahorras un buen tiempo de patronaje, que a veces es la parte que más pesada se puede hacer. En estas indicaciones Sandra incluye una tabla de tallas con las equivalencias, así no hay dudas de cuál es la tuya.

Y este es el resultado de mi versión del Skort Milan. He de reconocer que al ser pantalón es de lo más cómodo, y sin necesidad de una tela llamativa ya es el protagonista del outfit. ¿Os gusta que haya introducido esta novedad en mi web?

COSTUMET GALA

Hoy vengo a hablaros de algo distinto en mi web, aunque, obviamente de por medio hay una prenda confeccionada por mí.

Hace unos meses, Andrea, una chica encantadora con la que comparto pasión -y que conozco gracias a Instagram-, se puso en contacto conmigo para ofrecerme formar parte de su siguiente proyecto. Me pareció tan original y divertido que por supuesto acepté en el momento, y gracias a él pude conocer a otras cinco chicas maravillosas y locas, también, por la costura. Así que hoy me apetece dedicarle un huequito en la web. Os hablo de CostuMET Gala.

Todos los años, La CFDA organiza en Estados Unidos una gala benéfica donde se otorgan varios premios de moda, y que acoge a todas las firmas -y celébrities- que podáis imaginar. Es la llamada Gala Met, que se llevan a cabo en el Metropolitan Museum of Art de Nueva York y cuyos fondos recaudados van dirigidos al Instituto del Vestido , el único departamento del museo que ha de autofinanciarse.

Así que nosotras organizamos nuestra versión de la gala de manera que envolviera los mismos dos conceptos: moda y causa benéfica.

CostuMET Gala trata de crear tu propio diseño inspirándote en la temática propuesta para la gala real este año, que era «historia de Norteamérica». Nosotras propusimos varias categorías; alfombra toja, accesoria, upcycling, la gala desde tu sofá… y así ayudar a las chicas a idear su propuesta. Por nuestra parte, la organización otorga premios cedidos por patrocinadores -como mercerías, tiendas de telas, webs de patrones, escuelas online- para todas aquellas que donen una cantidad simbólica. Este matiz no es obligatorio para participar, pero sí para optar al sorteo de premios.

Y, cómo no, cada una de nosotras propusimos un diseño. Yo me inspiré en la temática 70’s disco, y opté por un mono palazzo con un volantito en todo el escote utilizando este tejido lleno de estrellas que más americano no puede ser. Lo combiné con un maxipañuelo en la cabeza et voilà, propuesta terminada. ¿Qué os parece?

Dejo por aquí el enlace a nuestro Instagram para que nos sigáis, porque seguramente sigamos organizando cositas hasta la siguiente Gala Met. ¡Espero que alguna de vosotros se anime a participar!

CONJUNTO ESTILO PIJAMA

Hace justo dos meses os mostraba este kimono presentado en forma de blusa cruzada. Hoy os muestro el conjunto en su totalidad: un dos piezas pijamero. Hoy me centro en el pantalón.

Como os contaba en el post del kimono, no me digáis que esta tela no pide algo lencero…

El pantalón parte de su patrón base, y en esta ocasión cambio de estilo. Siempre tiendo a confeccionarlos versión palazzo porque es un diseño que me encanta desde que soy muy jovencita, e incluso todavía no los había en las tiendas en mi ciudad.

Recuerdo verlos en blogs de chicas extranjeras y fantasear con ellos, hasta que con 17 años encontré un modelo marrón en Stradivarius. No sabéis lo contenta que estaba con él, ¡me lo puse hasta la saciedad! Ahora puedo presumir de poder hacérmelos yo misma, y en cualquiera de sus versiones, como en este caso.

Este diseño lencero va hasta el tobillo, y aunque también le haya incluido bolsillos, en esta ocasión no hice lo mismo con las trabillas para cinturón, lleva la cinturilla limpia.

Creo que el resultado es un conjunto muy resultón y elegante. Me podría ver, perfectamente, llevándolo a cualquier tipo de celebración. Solo me queda esperar a recibir la invitación.

PALAZZO BÁSICO

Debido al trabajo que realizo aquí en la web, donde intento mostrar cosas chulas y que tengan algo especial, no me doy cuenta de que la mayoría de las veces me olvido de las prendas que más me gustan: los básicos.

Y es que mi corazón pertenece un 50% a telas de flores y otro 50% a prendas en colores neutros. Y como hacía tiempo que me apetecía confeccionarme un básico, me decanté por un pantalón palazo, prenda que me encanta. Además, ¿Qué hay más básico que el color negro?

Como veis es un pantalón de lo más sencillo.Partí del patrón base, añadiéndole algunos centímetros en la industrialización, y convertí las pinzas delanteras en dos pliegues, como en el palazo anterior.

También le añadí bolsillos, y, a diferencia de otras veces, cinco trabillas para poder complementarlo con un cinturón cuando quiera. Y como os cuento al principio que quería un básico para diario, lo hice a ras del suelo para poder llevarlo con plano. Así puedo aprovecharlo mucho más.

¿Vosotras también soy de básicos o de prendas más llamativas y protagonistas?

ESPECIAL INVITADA IV

Bienvenidos a otro jueves de Especial Inspiración Invitada. Como ya os comenté, cuando planeé los diseños quise incluir un poquito de todo para ofrecer variedad en mis propuestas. Y, ¿qué me faltaba? Un pantalón. Desde que empecé con el blog solamente os había mostrado uno en tono informal, así que esta era la ocasión perfecta para volver a confeccionar otro, pero en una línea más elegante.

El cuarto diseño giraría, por tanto, en torno a esta prenda. Y dos cosas tenía claras: que llevaría patrón palazzo y color clarito. Dudaba entre azul pastel y lavanda, pero finalmente me decanté por el primero. Y, a diferencia con el anterior, esta vez iría confeccionado con bolsillo francés y el cierre clásico de pantalón en el delantero.

Como parte de arriba confeccioné una blusa de escote asimétrico sin mangas (un estilo que me gusta mucho y que pega fuerte esta temporada), solamente cerrado con este pequeño lacito en el brazo. La sencillez del conjunto tenía un porqué: la particularidad se la daría con las flores que lleva en el lado del tirante.

Mis conocidos saben la pasión que tengo por las telas de flores y, después de dos propuestas lisas, tenían que reaparecer en este ciclo de moda, aunque fuera mínimamente. Así que busqué un tul bordado con ellas, y encontré este tejido maravilloso.

Recorté una a una cada flor y cada hoja y, también una por una, las fui cosiendo a mano. Ya había llevado a cabo este procedimiento en otro diseño, que estaré encantada de compartir con vosotros cuando se celebre el evento. Disfruté tantísimo hacerlo, y me pareció tan vistoso el resultado, que tenía claro que repetiría.

Nuria me propuso complementar el look con unos prendedores, algo que, claramente, es una de las tendencias 2020.

Estos llevan pequeños cristalitos en un tono crudo con base dorada, aunque en su web podréis ver los colores en los que están disponibles, y, junto con unos pendientes hechos con porcelana de manera artesanal, son la opción es perfecta para aquellas que no quieran arriesgar mucho.

Como broche final, optamos por este clutch redondo forrado en terciopelo azul klein. Si clicáis aquí podréis ver la variedad de colores en los que está disponible.

Qué pena me da que este segundo Especial BBC esté llegando a su fin. El jueves que viene llega la hora del último diseño, pero os prometo que será una propuesta rompedora, y, para mí, la más arriesgada.

SET MONOCROMO

Toca, por fin, dedicarle una entrada de mi blog a un pantalón, concretamente a un palazzo.

Debemos su creación al diseñador y perfumista parisino Jean Patou, quien descubrió el amor por la moda tras trabajar con su tío, pelero de profesión. Patou, cuya fama se debe a sus prendas deportivas, pretendía desafiar  las modas del momento para crear nuevas tendencias.

 Y, así, en 1932, cuando la mujer llevaba ya una década mostrándose más independiente, el diseñador siente la necesidad de proporcionarle holgura al pantalón de la mujer. Nace así el pantalón Fomentor, bautizado en honor al Hotel Fomentor (Bahía de Pollença, Mallorca) que, por su arquitectura vanguardista y por hospedar a celebridades como Grace Kelly o Charles Chaplin, era símbolo de glamour y de modernidad. De hecho, la primera imagen que tenemos de esta prenda es la de María José de Bélgica, última reina de Italia, quien luce el pantalón en los jardines de este emblemático hotel.

Pero hay que esperar a los años 70 para que el palazzo alcance su era de máximo esplendor, cuya popularidad se debe al boom de la saga Los Ángeles de Charlie, protagonizada por tres mujeres guapas, inteligentes y luchadoras que, en cada capítulo, eligen este tipo de pantalón para resolver sus casos.

Hoy en día es habitual ver este diseño en sus múltiples versiones tanto en las pasarelas como en tiendas. A ver qué os parece la mía.

Este palazzo es el primer pantalón que confeccioné para mí. Me apetecía un pantalón fresquito de verano, que también pudiera usar de diario. Tendría, por tanto, que conjuntar bien con playero, ya que no uso tacón en mi día a día.

Vi este tejido color teja en el atelier donde iba a mis clases, y me enamoré de él nada más tocarlo. Y es que resulta ideal para cualquier diseño veraniego: súper fresquito, fluido y aunque se arrugue fácilmente, tiene un punto a favor, y es que plancha de maravilla. De hecho, alguna compañera más lo empleó en otros de sus trabajos.

Me puse inmediatamente a preparar los patrones: modifiqué las pinzas del delantero para hacer unos pequeños pliegues encontrados con los que darle más fluidez a la pernera, y añadí al trasero los mismos centímetros, para que ambos tuvieran la misma amplitud.

Con la tela que sobró confeccioné un cuerpo para disponer del set completo. Quería que fuera algo vaporoso y sencillo, por lo que industrialicé el patrón para conseguir un diseño ancho con manga murciélago. Dado que el conjunto ya iba a ser bastante llamativo, una parte de arriba demasiado elaborada le restaría elegancia.

Además, son dos prendas versátiles que combino tanto juntas como por separado.

Estoy tan cómoda con este diseño que creo que voy a confeccionar algún que otro palazzo más para este verano. ¿Cómo lo preferís? ¿Liso o estampado?