INVITADA VII: MADRINA

Sabéis lo que me gusta trabajar en las invitadas. Me encanta que me contéis vuestra idea y construir juntas vuestro diseño perfecto. Hoy os muestro uno que, por dos razones, es para mí doblemente especial: primero, porque es mi primera madrina y, segundo, por la persona que lo luce.

Conozco a Susi desde hace unos cuantos años y, en una de mis visitas a Asturias, me contó que en abril se casaba el segundo de sus hijos y que a ella, que iba a ser la madrina, le hacía ilusión que yo confeccionara el diseño. No os imagináis lo emocionante que fue para mí y, por supuesto, le dije que sí.

Ella tenía clara la idea: su diseño ideal era un dos piezas de falda lápiz midi y blusa cruzada con manga. Yo le propuse hacer la falda un poquito más especial, ya que iba a acompañar a su hijo al altar. Tendríamos que buscar el algo que la diferenciase de una invitada más.

No obstante, dudaba en el color. Entre las variadas opciones de colores y tejidos que le mostré a Susi y, aconsejada también por su familia, escogió este crepe azul empolvado. Utilizaríamos este tejido tanto para la blusa como para la falda. Para esta última, escogimos además un encaje para superponer y otorgarle así el toque del que os hablaba antes. Os cuento un poquito más:

Partí, como cada vez, del patrón base de falda, luego le hice las clásicas pinzas de talle en el delantero y en el trasero, industrialicé para hacerla lápiz y añadí la tapeta en el trasero para hacerle la abertura con solapa. La prenda va forrada en su interior con un tejido de forro en un tono parecido.

Finalmente, incluimos un fajín que va integrado en la cinturilla y aproveché la blonda del orillo del encaje para que este fuera el bajo de la falda. Dos detalles que resultaron todo un acierto.

En cuanto a la blusa, como a Susi le gustaba cruzada, de nuevo partí del patrón base que industrialicé para eliminar pinzas visibles, trasladando su profundidad entre el talle y el hombro. En esta zona le hice dos pequeños pliegues y dejé libre el bajo para que ablusara al meterla por dentro de la falda.

En la espalda anulé también las pinzas, y añadí esa holgura trabajándola en un canesú. De esta la prenda adquiere más imagen de blusa.

Para las mangas me apeteció incluir un poquito de volumen en la copa para darle gracia y subir, visualmente, el hombro. A Susi le gustaba que esta prenda llevara un puño ancho a la altura del antebrazo, así que dejé holgura en la bocamanga para que fuera recogida con él y quedara efecto farol.

En los hombros añadí una tira con automáticos para que introdujera por dentro el tirante del sujetador y así no se moviera del sitio, un truquito que proporciona comodidad. Rematé el bajo de toda la blusa con el pespunte de doble orillo.

Susi estuvo más que acertadísima eligiendo un zapato de punta en un precioso nude y la cartera en azul oscuro, combinado con un chal en este mismo azul que utilizó para la entrada en la iglesia. También apostó por una diadema repleta de pequeñas florecitas en estos mismos tonos, que le realizaron de forma artesanal en Una Pila de Cosas, Mieres.

Como veis, el conjunto quedó de 10 y Susi no podía irradiar más felicidad. Mil gracias de nuevo, Susi, por apostar por mí, ponerte en mis manos y confiar a lo largo del proceso. Tantos nervios juntos han valido la pena, y siempre guardaré en mi cajita de recuerdos que tú fuiste mi primera madrina.

FALDA DE FLORES

Esta semana dimos la bienvenida a la primavera, es por eso que hoy publico esta faldita de flores tan propia para la estación.

Tenía este tejido guardado desde hace bastante tiempo, si soy sincera no sé desde cuando. Cuando compro tejidos, algunas veces lo hago con el diseño en mente, buscando la tela apropiada para él, pero muchas otras -que suele ser la mayoría- compro las telas y las almaceno, y en algún momento se me ocurre la prenda ideal a la que destinarla. Así que era momento de darle salida al tejido que os enseño hoy.

En cuanto al patrón, partí del base, como siempre, para sacarle un evasé y añadirle un mínimo vuelo. Esto se consigue anulando la pinza de talle, y abriendo su profundidad en el bajo. Esto, sumado a los 3 cm del evasé, le otorgan ese vuelo tan discreto.

Para este diseño me apeteció añadirle cinturilla invisible, además de la cremallera lateral. También escogí darle un toque con la puntada en color rojo a 3 cm del bajo.

Y, aunque sea primavera, el tiempo todavía está para lucir ropa más abrigada, así que combiné la falda de manera más invernal, aunque estoy deseando darle un aire más propio de su estampado y enseñárslo. ¿Os gusta?

FALDA LENTEJUELAS

Hoy os enseño una prenda, que aunque se la hice a mi amiga María, para las fotos me la puse yo -de ahí a que a mí me quede un poquito grande, pero no pasa nada- y es a juego con la cartera de lentejuelas.

¡No me digáis que esta tela no es bonita!

Este encargo nace a raíz de la propia cartera. Como para ellas tuve que comprar tejido, sobró lo suficiente como para hacerle esta monada de minifalda.

En cuanto a patronaje no tiene nada particular: pinzas anuladas restando su profundidad al costado. Le incluí un forro cerrado en bolsa; la lentejuela es necesario rematarla de manera que no se vea el interior de la tela porque queda feo, y esta es la única manera.

Esta preciosidad de faldita fue la elección de María para su look de Nochevieja -Tardevieja, más bien-, que combinó con una camisa de cuero negro, y que quedaba genial.

¿Qué os parece una combinación así para la última noche del año? Como siempre os digo, deberíamos normalizar utilizar lentejuela todo el año, es un tejido tan bonito y vistoso que no podemos cerrarnos a llevarlo solamente en esas fechas…

¿Quién se apunta a la moda de la lentejuela y el brilli-brilli? ¡Cuento con vosotras!

NOCHEVEJA OPCIÓN 2

Pues parece ser que volvemos a quedarnos sin la noche de Nochevieja, aunque yo aprovecharé la tarde para brindar con mis amigos, y lucir el outfit del que os voy a hablar a continuación.

Se trata de un conjunto de dos piezas: falda de flecos y blusa de terciopelo.

Hacía un tiempo que me apetecía hacer una minifalda de flecos, y no se presentó mejor ocasión para lucirla que esta.

Para confeccionarla recurrí a un crepé negro. Partí del patrón base de falda, y en esta ocasión no anulé las pinzas, sino que las hice. La corté en recto, sin sacarle evasé porque después iba a coserle las bandas de 15 cm de fleco. Le añadí la cinturilla invisible y cremallera invisible lateral.

Para el cuerpo hice el patrón base doble y así poder sacar el cruce. Tenía claro que esta combinación de fleco y terciopelo. Este año no quería recurrir de nuevo a la lentejuela, aunque sí lo hice -como os enseñé en la primera opción– para el complemento.

Y esta es mi opción ganadora para la noche, ahora la tarde, del 31. Una propuesta sencilla pero con el toque festivo que la ocasión merece. ¿Os gusta más esta o la primera?

FALDA MIDI BAJO ENCARGO

Creo que si algo tenemos en común las chicas que me seguís y yo es nuestro amor por las faldas midi. No hay ocasión en la que no quede bonita -y apropiada-, y además es apta durante todo el año, dependiendo de su tejido y sus colores.

Descubrí a Natalia hace algo más de un año, cuando se interesó por el kimono Florencia de mi primera colección cápsula y confió en mi trabajo para llevárselo a su casa. Es una crack del maquillaje que siempre apuesta por el trabajo tan personal, minucioso y artesanal de gente pequeñita que, como yo, está intentando hacerse un camino, cada uno en su mundo.

En uno de los recordatorios de la colección de faldas midi que lancé en octubre del año pasado, me propuso hacerle una, ya que el modelo que le gustaba se había agotado. ¿Cómo iba a decirle que no a una de las primeras personas que confió en mí sin tener referencias? Además, sabéis que hago por encargo cualquier prenda, tanto las que publico aquí en la web, como la que os apetezca en el momento.

Me dijo algunas características que quería que tuviera su falda y yo me puse a buscar el tejido perfecto. Le propuse varias opciones, pero, habiendo elegido uno ya, se cruzó en mi camino este precioso crepé de fondo blanco con flores en naranja, negro y verde caqui que me parecía que casaba a la perfección con su personalidad y su estética. ¡Y a Natalia le encantó!

Ella quería la falda igual que los diseños Edith e Iris: con la abertura de lado y botones. Además tenía muy claro que quería añadir también los bolsillos- ¿por qué será tan difícil encontrar faldas y vestidos con bolsillos incorporados en las tiendas en las que solemos comprar?- y las presillas para añadirle cinturón. Muchas veces, incluir este complemento aporta un toque necesario a los looks.

Me pareció buena idea incluir unos botones distintos. El clásico botón negro se me hacía muy soso y en naranja no me convencía al 100%. Pero estos en carey agrisado me enamoraron desde el minuto uno, y al colocarlos sobre el tejido vi que tenían que ser ellos: ni muy protagonistas, ni muy básicos, el diseño ideal para pasar desapercibido y no restarle protagonismo a la falda.

Natalia me ha cedido algunas fotos luciendo su falda para que podáis ver lo guapísima que está con ella. Me encanta la combinación que escogió para el look -muy yo-, y la falda no le puede quedar más bonita.

Muchísimas gracias a todas las chicas que seguís confiando en mi trabajo. Gracias a vosotras puedo seguir creciendo y aprendiendo, y no sabéis la ilusión cada vez que me decís algo bueno referente a mis prendas. ¡Espero que sigamos juntas en este camino muchos años más!

FALDA MINI

Si echo un vistazo a todos los archivos de mi web puedo darme cuenta de lo que me gustan las faldas. Las he publicado de muchos tipos, pero nunca mini y estilo bodycon. Así que hoy vamos a ello.

Confeccioné esta minifalda el verano pasado con un tejido bielástico precioso que me llevé en una de las visitas al taller donde aprendí -algunas compis se hicieron cosas preciosas con él-. Yo opté por hacerme esta prenda tan petite porque llegué a conseguir un trocito muy justo, pero estoy encantada con el resultado, sencillo pero vistoso. Además, me apetece un montón combinarlo de una manera algo más otoñal con la entrada de esta nueva estación.

Os cuento un poquito su lado técnico. Partí del patrón de falda base, como siempre con esta prenda. Le añadí la cremallera lateral invisible, al igual que la cinturilla. Y va rematada con un pespunte en el bajo. ¿Algo más sencillo? Imposible.

También hice un pequeño pañuelo para colocar en el bolso y crear esa combinación. Me encanta este tipo de detalles.

Viendo las fotos me viene a la cabeza la de faldas de este estilo que me ponía hace años, y creo que voy a volver a cogerle el gustillo y aficionarme de nuevo a ellas.

¿Vosotras sois más de prendas ceñidas o sueltas?

CONJUNTO VERANIEGO POR ENCARGO

Llegó el momento de mostraros este encargo tan floreado, bonito y atrevido.

Claudia me escribió para contarme la idea que tenía en la cabeza. Había visto una faldita con una abertura lateral en una web, y quería ponerse en mis manos para que hiciera la suya a su gusto. También quería un top a conjunto, pero no tenía claro cómo. Por supuesto, yo encantadísima con trabajar en su encargo y de que ella confiara en mí una vez más.

Mientras que nos decidíamos en el diseño del top, me puse en búsqueda de la tela; sus premisas eran estampado en lavanda o mint, pero cuando le enseñé este georgette de florecitas azul y amarillo lo tuvo claro: ¡Teníamos tejido!

Claudia al final decidió hacer un top del estilo del que publiqué hace un año en mi web: delantero sencillo y espalda abierta -su top es el germen de mi colección cápsula exprés-. Y como iba a hacerlo forrado en bolsa, se me ocurrió utilizar un tejido distinto para ello y de esta manera hacerlo reversible.

Se lo comenté y a ella le encantó la idea, de hecho me dio total libertad para elegir el color. Me decanté por este azul marino que contrasta, porque tanto en clarito como en amarillo se veían las florecitas del otro tejido.

Planteé sobre la espalda la colocación de varios botones; ella decidió ponerle uno solo, y yo escogí este plateado tan bonito con una especie de grabado.

Para que la falda tuviera algo más de cuerpo, pues el georgette es fluido, la confeccioné a pla con un popelín blanco. La hice un poquito evasé, y saqué dos cortes de las pinzas, para aprovechar una de ellas y hacer la abertura. Añadí una cinturilla invisible y también cremallera invisible lateral, que como tuve que cortarla un poquito, aproveché para hacerle esta terminación que había visto hace tiempo en internet.

¡Así de guapísima está Claudia con su conjunto! ¿No me digáis que no ha tenido una ideaza?

Muchísimas gracias de nuevo. Estoy superagradecida con todas las chicas que me hacéis encargos, siempre confiáis al 100% y me dejáis poder de decisión. Trabajar así es la mar de fácil. ¡Sois un amor!

CONJUNTO FALDA Y DIADEMA

Esta semana hice una actualización en mis redes sociales sobre los modelos que quedan disponibles de la colección cápsula de otoño 2020. Así que hoy aprovecho para mostraros un encargo que nació a partir de una de ellas.

Me encargaron una falda para el cumpleaños de Inés y me pidieron que estéticamente fuera como los diseños Iris y Edith. Otra de las premisas era que el género fuera de fondo oscuro, para que su dueña pudiera darle uso tanto en la temporada primavera-verano como en la de otoño-invierno, donde tendemos a usar colores más sufridos. Así que este tejido negro con florecitas que le aportan esos pequeños toques de color más alegre nos pareció perfecto. Para este diseño elegí unos botones de madera clara, que contrastaba a la perfección.

Me encargaron también, a juego con la falda, una diadema para complementar el regalo.

Como sabéis, también lancé una pequeña colección de diademas en noviembre. Se agotaron enseguida, pero no os preocupéis: ¡sigo haciéndolas por encargo! De ahí la idea del conjunto de falda y diadema. 

¿Qué os parece esta idea de regalo? Como veis, si tenéis algo en mente, no dudéis en contactarme por cualquier red social, correo o whastapp.

FALDA PANTALÓN

Creo que habéis podido notar que, últimamente, me estoy inclinando mucho hacia los básicos, y el diseño de hoy es un caso más. Pero, además, lleva sorpresa, porque ¡es una falda pantalón!

Me apetecía añadir a mi fondo de armario una falda negra sencilla, que pudiera bien ceder el protagonismo del a otra prenda o complemento, bien crear un look sencillo en su totalidad.

Así que me decanté por una falda de capa en crepé negro. Pero, como este tipo de faldas tiene mucho vuelo, lo que facilita que se levanten con cualquier golpe de viento, se me ocurrió añadirle un short, del mismo tejido, debajo.

Así que no es la clásica falda-pantalón, que se caracteriza por simular la primera prenda en el delantero y la segunda en el trasero porque, en esta prenda, la última va camuflada.

Quise combinarla con una camiseta blanca básica y un cárdigan en crudo para romper con el binomio blanco-negro. Soy fan de este combo tricolor.

¿Qué os parece el diseño de hoy? ¿Os gustaría ver un look más formal con él?

CONJUNTO VICHY

Hoy el vichy vuelve a ser protagonista en la web, y lo hace en forma de conjunto de falda y diadema, que sigue estando disponible.

Como ya visteis en otras publicaciones, me encanta complementar los looks con lazos, diademas, pañuelos, coleteros e incluso carteras, como hice en el Especial Nochevieja . Así que no podía pasar la oportunidad de mostrar cómo luce una de las diademas de la colección con una prenda del mismo estampado.

Se trata de una falda integrada que consta de dos volantes fruncidos, uno superior y otro inferior.

En el centro lleva un cruce con botones que, aunque no son funcionales, le dan cierta gracia.

Como veis, estoy intentando confeccionar prendas que pueda utilizar tanto ahora como cuando llegue mejor tiempo, y, de esta manera, intentar hacer lo que esté de mi mano para contribuir a un consumo textil más sostenible. Al fin y al cabo, acumulo muchas prendas y me gustan que sean aprovechables durante todo el año.

¿Qué os ha parecido este conjunto? He de confesar que, si bien me encantan todas las diademas de la colección, esta es de mis favoritas.