FALDA LENTEJUELAS

Hoy os enseño una prenda, que aunque se la hice a mi amiga María, para las fotos me la puse yo -de ahí a que a mí me quede un poquito grande, pero no pasa nada- y es a juego con la cartera de lentejuelas.

¡No me digáis que esta tela no es bonita!

Este encargo nace a raíz de la propia cartera. Como para ellas tuve que comprar tejido, sobró lo suficiente como para hacerle esta monada de minifalda.

En cuanto a patronaje no tiene nada particular: pinzas anuladas restando su profundidad al costado. Le incluí un forro cerrado en bolsa; la lentejuela es necesario rematarla de manera que no se vea el interior de la tela porque queda feo, y esta es la única manera.

Esta preciosidad de faldita fue la elección de María para su look de Nochevieja -Tardevieja, más bien-, que combinó con una camisa de cuero negro, y que quedaba genial.

¿Qué os parece una combinación así para la última noche del año? Como siempre os digo, deberíamos normalizar utilizar lentejuela todo el año, es un tejido tan bonito y vistoso que no podemos cerrarnos a llevarlo solamente en esas fechas…

¿Quién se apunta a la moda de la lentejuela y el brilli-brilli? ¡Cuento con vosotras!

NOCHEVEJA OPCIÓN 2

Pues parece ser que volvemos a quedarnos sin la noche de Nochevieja, aunque yo aprovecharé la tarde para brindar con mis amigos, y lucir el outfit del que os voy a hablar a continuación.

Se trata de un conjunto de dos piezas: falda de flecos y blusa de terciopelo.

Hacía un tiempo que me apetecía hacer una minifalda de flecos, y no se presentó mejor ocasión para lucirla que esta.

Para confeccionarla recurrí a un crepé negro. Partí del patrón base de falda, y en esta ocasión no anulé las pinzas, sino que las hice. La corté en recto, sin sacarle evasé porque después iba a coserle las bandas de 15 cm de fleco. Le añadí la cinturilla invisible y cremallera invisible lateral.

Para el cuerpo hice el patrón base doble y así poder sacar el cruce. Tenía claro que esta combinación de fleco y terciopelo. Este año no quería recurrir de nuevo a la lentejuela, aunque sí lo hice -como os enseñé en la primera opción– para el complemento.

Y esta es mi opción ganadora para la noche, ahora la tarde, del 31. Una propuesta sencilla pero con el toque festivo que la ocasión merece. ¿Os gusta más esta o la primera?

NOCHEVIEJA OPCIÓN 1

Si todo se mantiene como hasta ahora, este 31 de diciembre podremos celebrar la salida y entrada de año vestidos para la ocasión de verdad, y no en pijama como ocurriría el año pasado -yo lo hice con mi batita calentita puesta-.

Y yo, que sabéis cuánto me gusta idear looks para esta fecha, ya tengo dos opciones preparadas, una por el 2020 y otra por el 2021. Hoy os enseño la primera de ellas.

Este año me apetecía muchísimo trabajar con terciopelo; de hecho, no es la única prenda en la que he destinado este tejido. También me apetecía algo sencillo y no exclusivo de la última noche del año.

Por eso recurrí al siempre acertado LBD o little black dress. Os hablé de él e en febrero de 2020 introduciéndoos este diseño, y hoy, casi dos años después, os muestro cómo lo luciría en Nochevieja.

Como véis soy muy muy fiel a enseñar pierna. Siempre os cuento que suelo pecar de corta, y esta vez no iba a ser distinto. Y por eso lo hice bastante tapado por arriba, además de por la estación en la que estamos.

Partí, como siempre, del patrón base. Anulé las pinzas de talle restando su profundidad en el costado, y en el caso del delantero dejé la de pecho tal cual. Industrialicé el hombro para añadirle una hombrera de 2 cm porque me apetecía mucho hacerme un vestido de esta estética, y creo que es el comienzo de una obsesión, porque ahora me apetece ponérselas a todas mis prendas.

También quise hacerle un guiño a las espaldas escotadas con esta miniabertura en la mía. Yo hice un escote bastante discretito y situado por debajo del sujetador para poder llevarlo, y el resultado me encanta.

La manguita larga lo tenía decidido desde el principio. Creo que en el caso del LBD no me gusta una manga más cortita, aunque todo es probar.

Combiné mi diseño con el bolso de lentejuelas que os enseñe hace un mes. Yo le quité la cadenita porque me apetecía llevarla tipo cartera y que así la vierais en otro estilo. ¿Qué os parece?

INVITADA V

Aprovechando los últimos coletazos de este 2021 y la entrada en el mes de las celebraciones, luces y fiestas, os muestro una de mis últimas invitadas.

María del Carmen tenía la boda de un familiar a últimos de noviembre. Contactó conmigo porque yo iba a vestir a una invitada de esa misma boda -que os enseñaré más adelante- y todavía no tenía atuendo; ésta última le contó un poquito cómo trabajaba yo y le dio mi contacto. Entonces María del Carmen me explicó su idea, yo le di varias propuestas y decidió confiar en mis manos para su modelito.

Está acostumbrada ir con prendas ajustadas, y es algo que disfruta, así que esa era una parte importante para su vestido. Otra era la abertura de la falda, y otro el escote. Su vestido grita a voces sensualidad y feminidad, ¿verdad?

Hicimos la parte del cuerpo cruzada y con manga larga, a la que le incorporé un poquito de vuelo en la copa para que le aportara algo de gracia. Maria del Carmen quería añadir unos botoncitos, así que yo ideé este puño con esa finalidad, porque no quería ponérselos en el bajo de la manga sin más. Escogí dos botones pequeños y dorados como veis y a ella le encantaron. Le añadí también cazuelas para que armara un poquito más el pecho, y creo que el resultado, en este sentido, es óptimo.

La parte de la falda es la protagonista sin duda de esta prenda. Lleva una costura a la altura de la pinza donde añadí profundidad para conseguir un drapeado del que saliera dicha abertura. Entallé la costura trasera para conseguir que se marcara más la curva del culete y de esta manera estilizar más esta zona del cuerpo.

En un principio, ella quería que la falda fuera más corta por delante que por detrás, redondeando todo el bajo. Preparé el vestido para la prueba con el largo normal para coger el bajo con la curva que ella quisiera en ese mismo momento, pero le gustó tanto en recto que lo dejamos así. Rematé tanto el bajo como la abertura con una puntada invisible, porque no quería un pespunte visto en este vestido.

María del Carmen no podía estar más guapa en la boda, ¿no os parece?

¡Mil gracias de nuevo por confiar en mí y atreverte a ponerte en mis manos para una ocasión tan importante sin haberlo hecho antes! A mí me ha encantado trabajar en tu vestido, estoy enamorada de lo bien que lo luces y encantada de que un trocito de mi corazón -porque este vestido me lo ha robado- esté en tu armario.

Me encanta haber podido jugar con este diseño y enfrentarme, de nuevo, al reto de vestir a una persona para una ocasión especial.

BOLSO DE LENTEJUELAS

¿Qué os parece ir haciendo boca de cara a Nochevieja? Pues que no se diga más, ¡comenzamos!

María tenía una boda en noviembre, y aunque tenía todo listo para asistir, recurrió a mí para confeccionarle un complemento: el bolsito.

Ella quería mucho brilli-brilli, su elección de ropa era un sencillo mono en color rojo y un stiletto negro, todo ello combinado con un abrigo de este mismo color -cabe señalar que la boda tenía lugar en Oviedo-. Así que quería iluminar su outfit con la cartera, y a mí no me pudo gustar más su idea.

Así que me puse en búsqueda de la tela más brillante que nos encajaran, claro, en los tonos con que necesitábamos. Y fue cuando descubrí este terciopelo negro bordado con lentejuelas. ¿No me digáis que no es amor a primera vista? Para María y para mí lo fue.

Confeccioné con él una cartera de 20 x 18 cm aproximadamente, y lo complementé con una cadena en dorado, ya que María había escogido este metal para sus pendientes.

Para el forro recurrí a un tejido negro, y aunque opté por una cremallera vista, la coloqué de manera que no se viera.

¿Qué os parece este tipo de complementos? ¿Os gustaría que propusiera algunas opciones más para estas navidades?

FALDA MIDI BAJO ENCARGO

Creo que si algo tenemos en común las chicas que me seguís y yo es nuestro amor por las faldas midi. No hay ocasión en la que no quede bonita -y apropiada-, y además es apta durante todo el año, dependiendo de su tejido y sus colores.

Descubrí a Natalia hace algo más de un año, cuando se interesó por el kimono Florencia de mi primera colección cápsula y confió en mi trabajo para llevárselo a su casa. Es una crack del maquillaje que siempre apuesta por el trabajo tan personal, minucioso y artesanal de gente pequeñita que, como yo, está intentando hacerse un camino, cada uno en su mundo.

En uno de los recordatorios de la colección de faldas midi que lancé en octubre del año pasado, me propuso hacerle una, ya que el modelo que le gustaba se había agotado. ¿Cómo iba a decirle que no a una de las primeras personas que confió en mí sin tener referencias? Además, sabéis que hago por encargo cualquier prenda, tanto las que publico aquí en la web, como la que os apetezca en el momento.

Me dijo algunas características que quería que tuviera su falda y yo me puse a buscar el tejido perfecto. Le propuse varias opciones, pero, habiendo elegido uno ya, se cruzó en mi camino este precioso crepé de fondo blanco con flores en naranja, negro y verde caqui que me parecía que casaba a la perfección con su personalidad y su estética. ¡Y a Natalia le encantó!

Ella quería la falda igual que los diseños Edith e Iris: con la abertura de lado y botones. Además tenía muy claro que quería añadir también los bolsillos- ¿por qué será tan difícil encontrar faldas y vestidos con bolsillos incorporados en las tiendas en las que solemos comprar?- y las presillas para añadirle cinturón. Muchas veces, incluir este complemento aporta un toque necesario a los looks.

Me pareció buena idea incluir unos botones distintos. El clásico botón negro se me hacía muy soso y en naranja no me convencía al 100%. Pero estos en carey agrisado me enamoraron desde el minuto uno, y al colocarlos sobre el tejido vi que tenían que ser ellos: ni muy protagonistas, ni muy básicos, el diseño ideal para pasar desapercibido y no restarle protagonismo a la falda.

Natalia me ha cedido algunas fotos luciendo su falda para que podáis ver lo guapísima que está con ella. Me encanta la combinación que escogió para el look -muy yo-, y la falda no le puede quedar más bonita.

Muchísimas gracias a todas las chicas que seguís confiando en mi trabajo. Gracias a vosotras puedo seguir creciendo y aprendiendo, y no sabéis la ilusión cada vez que me decís algo bueno referente a mis prendas. ¡Espero que sigamos juntas en este camino muchos años más!

PICHI VERSIÓN VESTIDO

¿Os resulta familiar el diseño de hoy? Pues sí, es un pichie pero esta vez versión vestido, ¿Qué os parece?

He utilizado tanto mi pichi negro desde que lo confeccioné que este verano se me ocurrió hacerlo tipo vestido, al que estoy segura que seguiré recurriendo tanto o más.

Esta vez me decanté por un tejido en blanco, porque me apetecía así para combinarlo con un calzado en el mismo color -me encanta cómo queda-, aunque estoy deseando pensar looks más otoño-invernales para lucirlo. Ya se me está ocurriendo combinarlo con unos leotardos monos o medias de algún estampado invernal…

Para hacerlo partí del patrón del pichi pero lo modifiqué para hacerlo falda. Lo rematé igual que los pichis, y le añadí el clásico bolso de plastrón.

Para mostrároslo escogí una combinación básica: una camiseta negra. Siempre os cuento que soy fan de este estilo de prendas, y pienso que nos lo ponen más fácil en nuestro día a día a la hora de elegir la ropa.

Aproveché una escapada a Tavira, Portugal, para fotografiar el look en una de sus preciosas calles, y a decir verdad, apurando los últimos coletazos del verano. Me apetece muchísimo dejar atrás estos looks más veraniegos y adentrarme en la moda otoño-invierno.

¿Os gusta esta opción?

COSTUMET GALA

Hoy vengo a hablaros de algo distinto en mi web, aunque, obviamente de por medio hay una prenda confeccionada por mí.

Hace unos meses, Andrea, una chica encantadora con la que comparto pasión -y que conozco gracias a Instagram-, se puso en contacto conmigo para ofrecerme formar parte de su siguiente proyecto. Me pareció tan original y divertido que por supuesto acepté en el momento, y gracias a él pude conocer a otras cinco chicas maravillosas y locas, también, por la costura. Así que hoy me apetece dedicarle un huequito en la web. Os hablo de CostuMET Gala.

Todos los años, La CFDA organiza en Estados Unidos una gala benéfica donde se otorgan varios premios de moda, y que acoge a todas las firmas -y celébrities- que podáis imaginar. Es la llamada Gala Met, que se llevan a cabo en el Metropolitan Museum of Art de Nueva York y cuyos fondos recaudados van dirigidos al Instituto del Vestido , el único departamento del museo que ha de autofinanciarse.

Así que nosotras organizamos nuestra versión de la gala de manera que envolviera los mismos dos conceptos: moda y causa benéfica.

CostuMET Gala trata de crear tu propio diseño inspirándote en la temática propuesta para la gala real este año, que era «historia de Norteamérica». Nosotras propusimos varias categorías; alfombra toja, accesoria, upcycling, la gala desde tu sofá… y así ayudar a las chicas a idear su propuesta. Por nuestra parte, la organización otorga premios cedidos por patrocinadores -como mercerías, tiendas de telas, webs de patrones, escuelas online- para todas aquellas que donen una cantidad simbólica. Este matiz no es obligatorio para participar, pero sí para optar al sorteo de premios.

Y, cómo no, cada una de nosotras propusimos un diseño. Yo me inspiré en la temática 70’s disco, y opté por un mono palazzo con un volantito en todo el escote utilizando este tejido lleno de estrellas que más americano no puede ser. Lo combiné con un maxipañuelo en la cabeza et voilà, propuesta terminada. ¿Qué os parece?

Dejo por aquí el enlace a nuestro Instagram para que nos sigáis, porque seguramente sigamos organizando cositas hasta la siguiente Gala Met. ¡Espero que alguna de vosotros se anime a participar!

FALDA MINI

Si echo un vistazo a todos los archivos de mi web puedo darme cuenta de lo que me gustan las faldas. Las he publicado de muchos tipos, pero nunca mini y estilo bodycon. Así que hoy vamos a ello.

Confeccioné esta minifalda el verano pasado con un tejido bielástico precioso que me llevé en una de las visitas al taller donde aprendí -algunas compis se hicieron cosas preciosas con él-. Yo opté por hacerme esta prenda tan petite porque llegué a conseguir un trocito muy justo, pero estoy encantada con el resultado, sencillo pero vistoso. Además, me apetece un montón combinarlo de una manera algo más otoñal con la entrada de esta nueva estación.

Os cuento un poquito su lado técnico. Partí del patrón de falda base, como siempre con esta prenda. Le añadí la cremallera lateral invisible, al igual que la cinturilla. Y va rematada con un pespunte en el bajo. ¿Algo más sencillo? Imposible.

También hice un pequeño pañuelo para colocar en el bolso y crear esa combinación. Me encanta este tipo de detalles.

Viendo las fotos me viene a la cabeza la de faldas de este estilo que me ponía hace años, y creo que voy a volver a cogerle el gustillo y aficionarme de nuevo a ellas.

¿Vosotras sois más de prendas ceñidas o sueltas?

COLECCIÓN CÁPSULA V: KIMONOS

Como os adelantaba a principios de semana, hoy os presento una nueva colección cápsula de kimonos.

Es una de las prendas que más os gusta cuando publico algún modelo, y por la que más me preguntáis, así que, ¿Por qué no sacar una nueva colección?

Al igual que la vez anterior, solo existe una prenda de cada uno de los kimonos, por lo que son modelos exclusivos. Y, aunque todos parten del mismo patrón, entre ellos cuentan con pequeñas variaciones, como el largo, el tipo de cuello, y si incluyen o no cinturón, algo que los hacen aun más únicos. Están confeccionados en su totalidad por mí, y siguen un proceso artesanal, desde el patronaje hasta la última puntada. Como curiosidad os cuento que tanto el cuello como los puños va rematado por una puntada invisible que hago a mano.

Todos los kimonos están confeccionados en una talla única, que correspondería a una M (92-76-98). Además, el patrón está industrializado para que el resultado sea una prenda amplia y holgada, y evitar problema de tallaje, pues los kimonos quedan bastante sueltitos. Más abajo os detallo cada diseño uno a uno.

Para poder mostrároslos bien he incluido fotos tanto en maniquí como algunas con ellos puestos sobre mí, aclarando que esto ha sido solo para la sesión, que he hecho en mi casa. Obviamente todos los diseños están nuevos, pero necesitaba mostrarlos sobre un cuerpo para que se pudiera apreciar cómo lucen.

Tanto para adquirir uno como para preguntarme cualquier duda podéis contactarme por mensaje privado en cualquiera de mis redes sociales, por correo electrónico o por WhatsApp (ambos los encontraréis en la pestaña “CONTACTO” aquí en mi web).

Así que vamos con los diseños. Os propongo varios looks para que veáis las posibilidades que tienen: se pueden lucir tanto como kimonos convencionales o como vestidos-batín con algo cortito debajo para las más atrevidas. Os lo enseño a continuación.

DISEÑO RÓTERDAM

Kimono en crepé fino. El largo total de la prenda es 87 cm desde el cuello. El remate del cuello es una tira doble de 5,5 cm y el de los puños de 4 cm, ambos del mismo género. El bajo está rematado con puntada de doble orillo. Largo de la manga 53,5cm (desde el cuello). Incluye cinturón.

Precio 60€ – envío gratuito

DISEÑO LIBREVILLE

Kimono en satén. El largo total de la prenda es 80 cm desde el cuello. El remate del cuello es una tira doble de 6 cm y el de los puños de 4 cm, ambos del mismo género. El bajo está rematado con puntada de doble orillo. Largo de la manga 50,5cm (desde el cuello). Incluye cinturón.

Precio 50€ – envío gratuito

DISEÑO COPENAGUE

Kimono en crepé fino. El largo total de la prenda es 89 cm desde el cuello. El remate del cuello es una tira doble de 5 cm, que queda algo más corta a modo de solapa, y el de los puños de 4 cm, ambos del mismo género. El bajo está rematado con puntada de doble orillo. Largo de la manga 55 cm.

Precio 60€ – envío gratuito

DISEÑO ANKARA

Kimono en crepé fino. El largo total de la prenda es 69 cm desde el cuello. El remate del cuello es una tira doble de 5 cm, que queda algo más corta a modo de solapa, y el de los puños de 4 cm, ambos del mismo género. El bajo está rematado con puntada de doble orillo. Largo de la manga 55 cm.

Precio 55€ – envío gratuito

DISEÑO CUZCO

Kimono en satén.. El largo total de la prenda es 78 cm desde el cuello. El remate del cuello es una tira doble de 6 cm, que queda algo más corta a modo de solapa, y el de los puños de 4 cm, ambos del mismo género. El bajo está rematado con puntada de doble orillo. Largo de la manga 53 cm. Incluye cinturón.

Precio 50€ – envío gratuito

Como detallo en cada descripción, el envío es gratuito. Las opciones como método de pago son TRANSFERENCIA BANCARIA o BIZUM. Es posible la devolución, pero en este caso el gasto de envío corre a cuenta del comprador. Si esto se diese, una vez recibida la prenda y comprobado que está en las mismas condiciones (buen estado y conservando la etiqueta) procedería a abonar la cantidad mediante el mismo método que se utilizó en la compra.

Espero que os guste esta nueva propuesta en forma de colección. Al igual que en cada prenda que hago, las cinco tienen mucho trabajo y tiempo detrás, tanto de patronaje, costura a máquina y costura a mano, así que no sabría hacer un cómputo global de las horas puestas en esta quinta colección, pero con que os guste ya habrá valido la pena.

¡GRACIAS!